21 sept. 2014

Maldiciones del día de la Primavera. Porque hasta que la revolución feminista se alce en armas, lo que me queda es desearles todo esto...

El tipo, marido monogámico en vigencia de una gran amiga que estaba (sólo por 3 semanas) voluntariamente internada en un hospital neuropsiquiátrico, mantenía una comunicación relativamente rara. Me contaba poco, muchísimo menos de lo que le preguntaba. Yo también lo consideraba amigo… tantas veces de vernos y reírnos los tres.

Claro que él la dejó un día de esos menos de 20 que ella estuvo encerrada. Así como lo cuento. Fue al hospital, al pabellón donde ella se encontraba y le dijo “es muy fuerte todo esto. Yo no quiero salir más con vos, estoy teniendo sexo con otra persona hace meses”. Estaban legalmente casados. “Abandono de enfermo” que le dicen, algo que él sabía porque es abogado. Claro que de todos estos detalles yo no supe nada hasta que ella salió y me lo contó. Él me dijo que la había dejado (pero me dio otras causas) y me contó la situación una noche en la que pasó por casa para que me ponga el día sobre la situación de mi amiga. Claro que el poner al día sobre la situación de mi amiga desencadenó en él algún extraño mecanismo patológico que le hizo creer que podíamos tener sexo y me lo planteó dos veces. Claro que es obvio que para un varón patriarcal en una cultura machista y misógina como la que caracteriza a nuestra región, era obvio que si él dejó a mi amiga y yo lo recibí para charlar era porque lo deseaba, porque claro que en este sistema de mierda los tipos creen que naturalmente todas las minas morimos por saltar encima de ellos en el momento mismo en el que ellos nos habiliten.

Lo repito para que se entienda mejor: Mi amiga, esposa de él, estaba internada voluntariamente por un período corto de tiempo con un cuadro psiquiátrico agudo, él fue y la dejó al hospital, y su siguiente paso fue venir a ver si podía encamarse conmigo. Claro que seguramente NO tuvo en cuenta que incluso en este sistema las mujeres que nos decimos y somos feministas tenemos códigos, que no hay nada más fuerte para alguna de nosotras que la solidaridad de género y que, para muchas de nuestro gremio, era preferible la auto castración química que envolvernos con un representante de ese tipo de sujetos en nuestras sábanas.

“Que cuando enciendas el velador te mueras de frío”, dice Zambayoni (un cantante argentino del bajo fondo con unos niveles inconmensurables de misoginia asquerosos). Pero se queda corto. Y encima se lo desea a una mujer, como si las desgracias de haber salido con él no hubieran sido suficientes, le desea soledad nocturna, frío y tristeza.
Yo les deseo otras cosas… más temibles… les deseo lo mismo que nos han hecho.

  • Que cuando quieran no puedan y cuando no quieran sea tan compulsivo e indetenible que no haya forma de parar.
  • Que por cada cuidado que no dieron, llamado que no hicieron y mensaje que no mandaron les quiten una semana de vacaciones o cien pesos de su salario.
  • Que les duela lo que a ustedes no les dolía (pero a ellas sí) y que lo que les daba gracia les parezca soso y desabrido.
  • Que cuando conozcan al novio de sus hermanas y se den cuenta que es de la misma calaña que ustedes, no sepan cómo decirles a ellas que entre iguales se reconocen rápido.
  • Que 4 o 5 veces al día, la ansiedad que le dio a ella sentir que la estaban cagando, les aparezca de la nada y no sepan por qué llega ni cuándo se irá.
  • Que cada vez que quieran entablar una relación (humana y de cualquier tipo) todxs los reconozcan y les digan “ah, vos sos el sorete que maltrato a XXXXX, ¿no? Ya escuché hablar de vos” y den media vuelta y se vayan.
  • Que se sientan tan desahuciados y abandonados como ella se sintió cuando la dejaron pero que no puedan remediarlo nunca, que queden simbólicamente atrapados dentro de ese pabellón neuropsiquiátrico.
  • Que por cada una de las veces que hayan sido patriarcales y misóginos una de las arterias de su cuerpo se tape.
  • Que se queden sin palabras para su chamuyo, o que les sobren pero ninguna tenga sentido.
  • Que amanezcan mujer en esta sociedad y con un tipo al lado tan desagradable, pedante, egocéntrico, jodido, machista y egoísta como ustedes.
  • Que no haya mano amiga, ni abrazo materno ni palmada en la espalda de padre que los consuele.


Porque hasta que la revolución feminista se alce en armas, lo que me queda es desearles todo esto en cada una de las reuniones que tengamos y esperar con alegría que un día se haga realidad.

30 ago. 2014

Honguitos que no son drogas, copas que no tienen alcohol y amor de Mariana a quien no bardean

Línea 41. Conversación entre niño de aproximadamente 4 años y adulta a cargo.

Niño. Soñé que era un honguito y me picaba la copa.
Adulta. ¿Qué copa?
Niño. Los hongos no tienen cabeza, tienen copa. Me picaba la copa.
Adulta. ¿Y te rascabas?
Niño (suspiro de ser incomprendido).  ¡Claro que no! Los hongos no tienen manos.
Adulta. ¿y qué hacías?
Niño. Aparecía Mariana y me rascaba, así, ¿ves? (gesticula) pero con más amor. Porque a ella no le picaba, entonces podía rascarme
Adulta. ¿Mariana era un hongo también?
Niño. ¡Pero no! ¡El honguito era yo! Mariana era como siempre. Así como ella es. Y me ayudaba con amor.

Él dijo 'honguito' dos veces, y que Mariana lo ayudaba con 'amor' dos veces.

Que alguien me diga cómo estos seres encantadores que encontramos a los 5 años evolucionan en ese montículo de mierda patriarcal y misógina que nos cruzamos a partir de los 15 y que se pudre a partir de los 30. Que alguien me lo explique de urgencia, dado que no puedo entender cómo en tan breve lapso de tiempo la sociedad les destroza la cabeza y les arruina todo este compendio de sentimientos, afectividad e imaginación, llenándolos de órdenes, complejos de superioridad, síndrome del Brad Pitt que sólo quiere Angelinas Jolies, abandónicos activos, seres con menos cariño que un monumento a Roca, violentos en potencia, posesivos desmedidos.

Para una mayoría masculina abrumadora, a partir de los 15 (empeorando luego de los 30) el 'honguito' es un alucinógeno y el 'amor' es algo que alguna mujer les da a cambio de casi nada, que poco valoran y que poco les cuesta. 

Yo socializo la duda, quizás alguien me da alguna solución que no consista en irme a vivir con el pequeño en cuestión para ver en qué momento de la novela le cagan bien (mal) la cabeza.

10 may. 2014

Advertencia al "Hippie-Vegan-Pro-Pueblos-Originarios-porquePobres-VenimosdeEllos"

Si un urbano clase-mediero profesional (como yo) me vuelve a decir con los ojos llorosos: "admiro a los pueblos originarios, representan la verdad de nuestros pueblos", lo golpearé, pero fuerte eh!

Pongamos algo en claro: hablamos la lengua del conquistador; el conquistador nos dice con sus diccionarios y reglas cuando hablamos bien y mal; las editoriales del conquistador imprime nuestros libros y nos dan premios de literatura; tenemos consumos culturales del conquistador; queremos parecernos al conquistador; despreciamos la belleza indígena y queremos la belleza blanca europea; llevamos en la sangre, la sangre de quien derramó la sangre de quienes decimos representar; somos admiradores ciegos del continente de conquistadores; llevamos los apellidos del conquistador; nuestras tierras se llaman con nombres de "asesinos de indios"; tenemos más sensibilidad con un turista europeo que con un indígena pidiendo en la calle.

Entre ser un imbécil que genera exotismo, hippismo pelotudo y "reivindicación" desde la otredad y ser una persona (que entiende que responde mucho más a los parámetros de dominación del conquistador pero que aún así) respeta y proclama a lxs indígenas como propietarios originarios de esta tierra hay una diferencia enorme que muchos pasaron por alto.

Esa hiper-esencialización ridícula hace que los propios sujetos que "admirás" se sientan tan conectados con vos como con Macri.
  
Así nos fue con exotizar al malevo y al tango, ahora tenemos un híbrido inmundo que se llama “tango for export”, que sólo sirvió para agregar una categoría más al mundial de tango y para venderle algo más a los extranjeros.

Hagámonos cargo del muerto que tenemos encima y pensemos en estrategias reales de contra-poder, porque esto de andar hablando pelotudeces no te sirve a vos, no me sirve a mí y mucho menos a los indígenas a los que ensalzás que se siguen cagando de hambre en el norte, en el sur, en el oeste y en el este (al igual que muchos no-indígenas a los que aún no sabés como "otredizar", esencializar y exotizar tan exitosamente).

23 abr. 2014

Mauricio Macri: tiene usted un correo nuevo.

Macri:
Antes que nada, decirle que estuve 18 minutos-reloj buscando la palabra protocolar para comenzar esta carta y, como bien verá, no pude hallarla. Usted no es ni querido, ni colega, ni estimado, ni apreciado, ni amigo, ni señor, ni compañero, ni reconocido, ni distinguido; y como prometí que haría una carta que fuera digna de ser entregada personalmente y pasar todos los “controles” de ceremonial que se establecen en estas cosas, decidí ponerle simplemente su apellido, del cual usted está orgulloso y nosotrxs temerosos (tanto por usted como por su padre, claro está).

Usted dijo recientemente que “en el fondo, a todas las mujeres les gusta que les digan un piropo. Esas que dicen ‘que no, que me ofende, no les creo nada. No hay nada más lindo que te digan ‘qué linda sos’, por más que esté acompañado de una grosería así que no sé, te digan ‘qué lindo culo que tenés’, está todo bien, no? Es algo que…” y un resto balbuceante de comentarios aberrantes que incluían que la mujer “no puede perder el filtreo y la femineidad”.
Yo no es que pretendo que usted lea mi blog y sepa algo de lo que algunas mujeres (no tan pocas, por cierto) consideramos sobre los piropos, tampoco le voy a solicitar que haga un estudio pormenorizado sobre la temática, pero lo que debería usted tener a bien es pedirle a alguna asesora o algún asesor que lo ponga a tiro con las publicaciones sobre género y estereotipos de los últimos 70 años, dado que la data que usted maneja estaría atrasándonos más o menos a la década del ’40.

Su expresión  “ahora piropeo menos, porque mi mujer me mata, si veo una mujer linda hoy, desde un lugar casi como un observador pasivo retirado, capaz que le digo, no hay nada más lindo que la belleza de la mujer, es para lo cual, casi, te diría, que los hombres respiramos” me recuerda lo mucho que el mandato de belleza femenino insiste en sobrevivir incluso en las condiciones más deplorables.

Lamento repetirme a mi misma, pero frente a comentarios ridículos y repetidos, no queda más que, una y otra vez, volver a decir aquello que ya se ha dicho, a ver si a su “miente, miente que algo queda” le contraponemos mi “desenmascara, desenmascara que con suerte capaz se avergüenza y se esfuma”. Cito, entonces algo que escribí con anterioridad: Que una deba someterse a la “prueba de la belleza Ace” aplicada por algún transeúnte hombre que una se cruce, quien puede arriesgar palabras absolutamente horrorosas o relativamente simpáticas según su agrado, eso no es normal, no está bien, no debería ser así y no es para lo que los hombres nacieron ni para lo que las mujeres existimos.
Que la auto percepción de lo linda o elegante que una se encuentra dependa de que algún tipo te diga “mi amor, te doy hasta que me pidas auxilio” o “gorda, aflojale a los postres” o en su versión mix “gorda, te doy hasta que adelgaces” no es algo de lo que usted deba estar orgulloso y mucho menos que reproduzca públicamente. Usted siempre puede guardar sus opiniones referidas al género (y a las de política, de paso… mejor todas sus opiniones) en lo más profundo de su foro interno, y para asegurarnos la jugada, guárdelos en lo más profundo del interior cerrado con candado de su foro interno (los pensamientos retrógrados y conservadores suelen escabullirse fácilmente).

El machismo, como estructura patriarcal de dominación, se construye y reconstruye de diversas formas. Las “expresiones” más primitivas del mismo, se van reconfigurando en nuevas expresiones. ¿No me va a decir que usted creía que machismo era sólo pegarle a la mujer y tenerla confinada a la cocina, no? Bueno, me entiende, seguramente. Así es como el machismo muta, se hibrida, para sobrevivir en el sistema, acompañando, por ejemplo, los cambios en el mercado laboral capitalista. A pesar de esto, que asumo ha de ser difícil de comprender para usted, queremos felicitarlo con admiración porque usted no se ha aggiornado y se mueve en la fase primigenia del mismo. Es decir, si usted mañana golpea a su esposa o escupe públicamente sobre la cara de una mujer en la calle, no estará salteando ninguna etapa ni regresando en el tiempo. Usted es parte del precámbrico machista.

Se supone que, según la Real Academia Española, piropo es lisonja y lisonja es la alabanza generada con el fin de injerir en la voluntad del otro. Bueno, en ese caso le diré una lisonja: “Flaco, con esas nalgas, podrías renunciar a la Jefatura de Gobierno e irte bien a la Mierda”.

Con el sincero deseo de que mi piropo surta efecto en usted, me despido atentamente.


La mujer que odia los piropos, que no “coquetea” y que cree que tus parámetros de femineidad son tan despreciables como todos los otros parámetros que tenés.

21 mar. 2014

Calidad Europea. Precisión Suiza. Eficiencia Alemana.

Primero te llega un mail muy feliz de la Embajada Argentina en Alemania, diciendo que les “alegra comunicarte” que “empresas europeas, más específicamente laboratorios de alta calidad alemanes” deciden invertir en Argentina.

Segundo, leés en un comercio de tu barrio porteño argentino que dice que vende cafeteras calidad alemana (sí, así como se los digo, no calidad colombiana, calidad alemana).

Tercero, ves en facebook ese cartel pelotudo (puede espiarse acá) que habla de lo bueno que sería el mundo si la policía fuera británica, los chefs italianos, los mecánicos alemanes, los amantes franceses y qué se yo que otra blasfemia eurocéntrica.

Otro día recibís un mail de la Embajada de Ecuador en Alemania (a la cual te cansaste de explicarle una y otra vez que NO sos ecuatoriana ni vivís en Alemania) que “felizmente te comunica” que dos Empresas Alemanas están en la búsqueda de gente latinoamericana pero que “tenga RASGOS TÍPICOS DE HABITANTES DE AMÉRICA LATINA”.

Y bueno, la realidad te invita a que medites algunas cositas, ¿no?

Se me ocurre tirarte unos pares:

1. Aunque no lo puedas creer, todavía hay gente en el mundo (sobre todo en ese mundo lleno de "desarrollo" y explotación) que cree que los Latinoamericanos tenemos que tener cara de latinoamericanos, o quizás comportarnos como tales... No sé: caminar con una canasta de Chipa en la cabeza, tomar mate todo el día, andar a caballo y usando boleadoras, comer cocos colgados de los árboles, caminar apoyando los puños en el piso como los monos, tomarnos lianas en vez de colectivos, y tener siempre mucha cara de latino. Esa indiscutible cara de latino que nadie puede ocultar (?).

2. El naziracismo sigue tan vigente como en el día mismo de su fundación y que Alemania no es un país “amigable” para andar uno con cara de “indio sudaca” libremente por las calles. Y esas dos empresas deben estar haciendo una lista de latinos con cara de latinos que vivan allá, para luego darle la data a los “laboratorios alemanes” para que prueben toda clase de medicaciones letales con ellos.

3. Nuestros-Gobiernos de Nuestra-América (como gustan llamarla algunxs) -tan nuestra y tan ajena y distante- son un conjunto indeseado de lacayos culturales que se permiten sin problemas, dudas ni inquietudes ideológicas alegrarse porque Alemania pone sus ojos sobre América Latina, aunque esos ojos (seguramente azules o verdes) nos miren con intenciones de expropiación, expoliación y extorsión económica.

4. El desempleo dentro del sistema capitalista es un monstruo voraz que se come la dignidad de las personas y, a ese mail de la Embajada de Ecuador, le siguieron varios de Latinos en Europa diciendo cosas del tipo “qué orgullo, celebro esta iniciativa”.

5. Hemos creado, alimentado, reproducido y reforzado los estereotipos de perfección europea incluso de cosas que en Europa se compran a América Latina (o cualquier otro territorio “colonizable y subdesarrollado”) como el caso del café. Así como hemos forjado el mito (al cual parece que nadie está dispuesto a renunciar) de la eficacia y efectividad alemana por sobre todas las cosas, de lo bien que cocinan, trabajan y aman los países occidentales "desarrollados" y otros gases volátiles más.

Antes me enloquecía con mis problemas nacionales, ahora me he dado cuenta que los internacionales son mucho más ironizables.
Gracias por tanto material.

9 mar. 2014

Sobre feminismos mundiales "del mundo, globales, intercontinentales, multiregionales" europeos

El derecho de la mujer lesbiana a amamantar” y “el derecho de las mujeres lesbianas a adoptar niños” decían los “flyers” de facebook de perfiles europeos.
Bueno, no sólo decían eso, decían unas cuantas cosas más, que como estoy re buena onda les contaré. Por ejemplo:
Las mujeres feministas de España vamos al registro de la propiedad a registrar nuestro cuerpo como propiedad nuestra”.
Las mujeres feministas del mundo nos movilizamos para…”
El derecho de la mujer queer de ser contratada en trabajos de gerencia

Yo entiendo (juro que lo hago) que las situaciones de los Estados de Bienestar (resquebrajados, en crisis, con más grietas que paredes sólidas, etcétera) hagan que muchas cosas no sean ni siquiera temas de convocatoria (salarios dignos, paridad salarial entre hombres y mujeres, igualdad de género, el derecho al aborto gratuito y seguro, etc.) pero ¿es necesario que hagan de la híper diferenciación y distanciamiento una forma de militancia?

¿Por qué "el derecho de la mujer lesbiana a amamantar en horas de trabajo"? ¿Tiene acaso más derecho a amamantar al neonato que una no-lesbiana? Y no lo digo porque tengo muchas ganas de tener un hijo y necesito que las feministas europeas defiendan mi derecho a amamantar, de hecho, soy pro no amamantamiento porque soy pro no tener hijos (así de fuerte lo digo, para que lxs que no compartan se pongan locxs!). Pero ¿no se dan cuenta de que la diferenciación absoluta no hace más que dividir las luchas y que encima las distancian radicalmente tanto por clase como por pertenencia geográfica?

¿Por qué en vez de “el derecho de la mujer lesbiana a amamantar” no pensamos en el derecho a la disminución de la jornada laboral para todxs?. O, por ejemplo, el derecho (aunque habría que plantearlo, lamentablemente, como la obligación) de los hombres a que salgan de su trabajo y lleven el/la bebé a buscar a su madre para darle de amamantar (siguiendo siempre los consejos de los talibanes de la lactancia, obvio… esos que si les hablás de la leche en caja te cagan una trompada al grito de “lo que el niño necesita es la teta de su madre”).

Ni que hablemos del “derecho de la mujer lesbiana a adoptar chicos”. Llevaría a las compañeras feministas europeas a que vean lo increíblemente largo, difícil, burocrático, necesario de coimas, corrupto, ineficiente y caótico que es el sistema de adopciones en general (no sólo el destinado a la mujer lesbiana, ah no. Pará. No existe uno destinado sólo para la mujer lesbiana. Por suerte, sino sí sería discriminatorio). Que se den cuenta lo engorroso y rayano a lo imposible que es adoptar un niño o una niña en el sistema vigente.
Quizás de esa forma podemos pensar en una consigna que tienda a colectivizar la lucha y no reducirla a un pequeño sector clase media o alta con cosa muy claras y acomodadas que puedan darse el lujo de atomizar las peleas.

Respecto de ir al registro de la propiedad a declarar nuestro cuerpo nuestra propiedad. NO sé, les pregunto en serio ¿ustedes están convencidas de que así se derroca el patriarcado? Más allá del simbolismo asquerosamente capitalista que tiene el hecho de declarar propiedad privada algo o de sentirnos orgullosos y creyentes de que eso es un acto revolucionario, ¿no considern que el mero hecho de tener que hacer eso implica algunos elementos clasistas de los que muchas mujeres del mundo quedan excluidas o no le encuentran sentido por referirse a realidades externas e inalcanzables?
Hay que saber leer y escribir, saber interactuar con el Estado, estar de acuerdo con la lógica de la propiedad, tener el tiempo y el dinero que implica realizar todo este tipo de trámites. Contar con una situación legal "admitida por el Estado" (olvidémonos de las mujeres migrantes, esas impías), tener la documentación correspondiente (absténganse las ladronas que no tienen cédula de identidad vigente en el país).

También quiero hablar sobre esa hermosa e histórica tendencia a denominarse “redes globales” o “mujeres del mundo” o “organización intercontinental” o esas agrupaciones que reúnen prioritariamente sólo a europeas/os (y muchas veces sólo a alemanas/os, franceses/es, inglesas/es y algún que otro país en el que se cuezan habas) y, a veces y con suerte, a algún otro lugar de referencia (quizás alguien de Estado Unidos, capaz alguna asiática, por ahí alguna australiana).

Me cuesta FUERTEMENTE comprender las personas que organizadas se adjudican la representación de las mujeres de su país o de su región, ahora las que se auto-proclaman representantes de todas las del mundo me parece una rareza digna de caso de estudio.

Qué tiene que ver una mujer pobre, indígena-descendiente, habitante de la villa, con una señora bien de España que está yendo a registrar su cuerpo como propiedad privada.
No sé la relación que puede haber entre una lesbiana profesional universitaria alemana con una mujeres homosexual del suburbio de Montevideo.
No entiendo cuál es el horizonte en común entre una mujer que quiere ser madre y asistir gratuitamente a un tratamiento de reproducción in vitro en Australia que una mujer trabajadora sexual de China (régimen que persigue y multa esta clase de trabajo).

Si no superamos el sesgo de clase y de territorio, la cagamos por completo. Y si encima le sumamos que las que tienen la sartén por el mango (por tener cubiertas otras necesidades primarias, tener más financiamiento, tener más alcance, más acceso a los medios, etc. etc.) se arrogan la representación de toda aquella realidad que niegan o desconocen, pues la cagamos por completo y al cuadrado.

Quiero terminar de reírme de los slogans que leí en facebook, estimo que el 80% de las mujeres pobres no sabrán ni siquiera pronunciar la expresión queer, no entenderán qué carajo es eso y jamás estarán de acuerdo con apoyar esa causa cuya convocatoria incluye un término desconocido y lejano para sus realidades. El derecho de la mujer queer de ser contratada en trabajos de gerencia” no puede ser otro que el derecho de la mujer (sin adjetivos, por favor) a tener igualdad de salarios y de acceso a trabajo que un hombre (algo que en la mayoría del mundo NO SE HA LOGRADO). La diferenciación entre la mujer (ese colectivo inclusivo) y la mujer queer sólo hace que dividamos las filas en una estrategia que el patriarcado felizmente alimenta.

Y así puedo seguir eh. Que me haya despachado con esto indica sólo que pasó el día de la mujer y tuve acceso a esta clase de estímulos.

Creo que un triunfo del capitalismo (si, otro más) fue que dividamos la misma lucha por clases y la misma lucha por regiones. Porque tampoco creo que las europeas pobres se hallen representadas con eso de ir al registro de la propiedad a declarar su propiedad sobre su cuerpo, eh. Eso sí, queda claro que las europeas pobres no se sentirán representadas con las latinoamericanas pobres. No se confundan. La división quedó bien firme y muy bien planteada.
Incluso la mujer europea más vulnerable, más marginalizada, más empobrecida, más excluida, se considerará superior y más digna que cualquier mujer (en cualquier situación) de un continente “subdesarrollado”.

“Confunda, pero no ofenda” te dirán. “Yo seré mujer, pobre, fea, mala; pero soy europea”.