3 dic. 2013

Nos los representantes del pueblo argentino, reunidos en la AFIP nacional constituyente declaramos complicarte la existencia


Mi affaire con AFIP no termina.
Sigue a través de los meses y de los años.
Si tuviera que hacer una historia de vida de mi relación caótica con AFIP (que más que una agencia estatal de recaudación parece un ex novio patriarcal y celoso) tendría que mencionar mis fallidos intentos de tener una relación amigable. Algunos ustedes ya los han conocido...:
1. Pido moneda para viajar a Ecuador a dar unas conferencias. Me rechazan el pedido por no tener un sueldo digno. Y me dicen que la próxima vez vaya con la carta del papa. No volví porque justo hubo cambio de máxima autoridad católica y, la verdad, no me llevo bien con ninguno de los dos (ni el sospechado-nazi alemán, ni en sospechado-colaboracionista argentino).
2. Llega la primera carta de AFIP intimándome a dar cuenta de con qué plata me fui a Ecuador, dado que mi sueldo (el que el Estado me paga) es bajo y ellos no me vendieron dólares.
3. Insistente, pido moneda para viajar a Europa. Me la rechazan. Ahora el sistema dice que no tengo sueldo ni actividad declarada. El empleado de AFIP me recomienda que me ponga a laburar porque todos sabemos que CONICET es una cueva de vagos (me lo dice mientras se clava una suprema con fritas arriba del mostrador donde trabaja).
4. Escribo nota de queja por malos tratos. Nota de queja llega a manos del encargado de reclamos. Que es el mismo que come la suprema y me maltrata. Nota de queja sirve de servilleta a encargado de reclamos. Escándalo. Seguridad me pide que me retire.
5. Llega la segunda carta de AFIP sugiriéndome que blanquee los dólares que tengo amarrocados (¿?)
6. Otra vez, para aburrir, Pido moneda de nuevo, con permiso del CONICET, para viajar a Alemania. AFIP considera mi pedido improcedente y me sugiere que vaya al mercado negro porque "en verdad a la gente con sueldos bajos o en negro nunca les vendemos", confesó el empleado.
7. Les comento a los empleados de AFIP que venderle moneda extranjera sólo a los ricos es una medida clasista que atenta contra lo nacional y popular.
8. Empleados ríen y me dicen que no me venderán y que "me la tendré que arreglar sola".
9. Viajo sin euros pero con una donación desinteresada que realizó una amiga y con tarjeta de crédito. AFIP le agrega el 20 y 25% a mis compras.
10. Llega la tercera carta de AFIP, esta vez a casa de mi madre (en La Pampa), invitándome de nuevo a entrar en el plan de blanqueamiento de capitales (Cuáles?). Antes que nada, que alguien me explique por qué AFIP manda cartas a mi nombre a la casa de mi madre cuando jamás registré su domicilio como el mío.
11. Reclamo me devuelvan el dinero que me quitaron de mi tarjeta (como les conté anteriormente), amparándome en un inciso que sostiene que la quita porcentual de gastos con tarjeta de crédito en el exterior NO se aplica a quienes tengan un sueldo menor a tanto o a quienes no paguen tributación por ganancias.
12. AFIP acepta reclamo porque OH! casualidad, descubren que efectivamente si no tengo suelo en blanco, ni sueldo alto ni estoy registrada como trabajadora es porque, OH! casualidad, no genero "ganancia" alguna.
13. 8 meses después AFIP sigue sin definir la devolución del dinero.
14. Viernes pasado, me acerqué a la sucursal y reclamé, diciendo que cuando me lo devuelvan el dinero me alcanzará para pagar los 8 colectivos que gasté para ir a hacer trámites. Trámites todos fracasados, que ninguno sirvió de nada y que en total me habrán llevado alrededor de 25 hs.
15. El contador de la sucursal, que vendría a ser el amigo-fiestero de AFIP (el ex novio patriarcal y machista que te controla salidas y llegadas), me informa

"AFIP no te va a devolver la plata. Porque no debería habértela sacado. Ahora no te la va a devolver, porque devolverla, sería hacerse cargo de que no era lo mejor quitártela. Entonces lo más probable es que AFIP rechace todos estos pedidos"

16. Le avisé que darle características Humanas a un objeto inanimado como AFIP era medio pelotudo y que en todo caso responsabilicemos a quien es responsable (o la clase política, o la voluntad de dicha clase o las decisiones políticas) en vez de fingir que AFIP, "un ente superior" piensa por todos nosotros.
17. "Yo creo que la sanción se va a eliminar", sostuvo el "humanizador" de instituciones.
18. En un claro "martes negro" el gobierno avisa que no sólo no se eliminará la sanción de compras en el exterior, sino que se aumentará al 35%.
19. En el nombre de mi ex AFIP, de su amigo fiestero contador, de Echegaray y de todos los ciudadanos del mundo que habitando el suelo argentino quieran hacer compras en el exterior, declaro mis 20 y 25% correspondientes perdidos en el más oscuro tubo trasero (si si, eso que están pensando) de este sistema capitalista que premia a los grandes ganadores.
20. Que las retenciones que me han aplicado sean de su gusto y agrado y que obstruyan el camino que utiliza la milanga de pollo dentro del cuerpo humano para salir al exterior.

16 nov. 2013

De igualdades teóricas en desigualdades materiales... 6º Post de Ira Feminista.

Hemos tenido ideas: algunas las trajimos de afuera, otras las generamos adentro, otras las compramos, otras surgieron de enojarnos con otras que otra persona había tenido antes… importamos o exportamos ideas, para el caso da igual. Algunas han funcionado medianamente bien, otras han sido un desparramo de tragedias y fracasos, otras un éxito, otras son ideas potenciales (cuando lleguemos a aplicarlas estallará la satisfacción y la realización total). 
Tuvimos ideas y otras las trajimos y de otras nos apropiamos por “imitación y ajuste” diría González Casanova.
Cuando digo hemos me refiero a nosotrxs, lxs zurdxs latinoamericanxs (permitiéndoseme ese forzado gentilicio y salvando la distancia que puede haber entre un zurdo paulista con una zurda mexicana con un zurdo ecuatoriano con una zurda asuncena, con un grupo de zurdxs de Uruguay y otro de Bolivia).
Pero no estamos acá para hablar de todo eso, acá vinimos a poner sobre la mesa dos ideas, una funesta y patriarcal y la otra autista (y por ella causa, también patriarcal). Ambas muy relacionadas, indudablemente relacionadas.
La primera se puede sintetizar en el siguiente axioma: “No tiene sentido luchar contra el patriarcado o el machismo, porque cuando hagamos la revolución y destruyamos el capitalismo, el patriarcado caerá con él”.
Lo cual no sólo nos muestra con un nivel exasperante el nivel de machismo que detenta el sujeto que sostiene dicha afirmación sino que describe, a cuentas generales, el estado deplorable de los debates de género dentro de las agrupaciones “zurdas”.
Sigamos, la segunda idea que nos convoca es quizás la más inquietante a la luz de las experiencias recientes.
Es esta increíblemente insistente intención de que el “amor libre” funciona en nuestro contexto tal cual así como está. Es como intentar encastrar una realidad igualitaria en un contexto material de absoluta violencia estructural de género, donde una parte (la femenina) es completa e históricamente subordinada a la otra parte (la masculina) la cual es, en su mayor parte, la que propone este tratado con una impronta de “revolucionario amor” donde “el amor no convierte a nadie en propiedad privada”.
Y sí, es atractivo, y sí, convence, y lo digo yo que en múltiples espacios me vuelvo la única voz femenina en defender este tipo de vinculaciones.
Pero el problema no es el famoso amor libre, o el poliamor, o los noviazgos abiertos, los cuales teóricamente son mucho más cercanos a lo que lxs zurdxs pensamos que la idea del amor romántico.
No, el problema no es eseel problema es la creencia de que se puede lograr tal nivel de igualdad y libertad de “amor” en sociedades donde siguen muriendo una mujer por día por causas de violencia de género, o cuando un “novio está celoso” prende fuego a su novia para que “aprenda” quien manda. Y no lleguemos a ese nivel. Podemos decir que es ridículo pretender que la igualdad planteada por esta clase de vinculación se extienda en sociedades donde los zurdos siguen diciendo que “aboliremos al patriarcado cuando destruyamos al capitalismo” y mientras tanto a remarla, compañeras y a aguantarse la que venga.
El mal siguiente, derivado de esta desigualdad que negamos para cerrar un acuerdo autista,  es el del encorsetamiento discursivo.
Muchas compañeras (no todas… debo hacer esta aclaración aunque siempre suene obvia, para evitar el clásico argumento “yo nunca me sentí así”) que aceptan y promueven este tipo de pactos con intenciones de igualdad, generalmente terminan siendo las que ponen el amor mientras que su compañero pone la libertad. O, para decirlo de otro modo, se proyectan monogámicamente, con un sujeto con una clara proyección poligámica. O, para simplificarlo más, empiezan una intrincada competencia muda con esas otras, esperando algún día ser efectivamente elegida por el tipo, al cual NO PUEDEN NI DEBEN decirle nada, porque serán catalogadas por este como unas conservadoras, limitadas, burguesas o posesivas. Lloran sí, o se siente mal y no logran siquiera entender por qué, claro… no pueden ver lo que “no deberían estar sintiendo”.
Y no termina ahí, tampoco pueden ellas socializar esto con sus pares zurdas y zurdos, porque estos acusarán a las mismas con el mismo dedo, bajo los mismos argumentos, con la misma crudeza.
Tenemos una idea, la imponemos, y pretendemos que porque la idea es buena, toda la historia y la realidad previa existente se adapten a la misma. Arrastramos casi coercitivamente a algunxs otrxs dentro de nuestro proyecto y si se queja es “porque su mente no evolucionó lo suficiente” para entender de lo que hablamos.

Grandes patriarcas vestidos de rojo que pregonan libertad y poliamor cuando sujetan las cadenas de las mujeres a las que les imponen el tipo de relacionamiento que consideran adecuado para ellos, sabiendo con una hipocresía espasmosa que lo que hacen es perpetuar la dominación de género.

Y claro, ahora me querrán prender fuego, por hereje y por hablar de algo que no debería decirse. Es más, las mujeres sometidas y sufrientes por esta clase de pactos se enfadarán por hablar de una realidad que las describe pero de la que no deben decir nada.
Pero córranme el dedito acusador, que a mi no me pueden decir conservadora o limitada porque lo que les planteo es darle una vuelta de tuerca más compleja a esto y volverlo igualitario en serio. Sin imposiciones de ningún tipo, donde se pacte en igualdad de condiciones y nadie obligue monogamias ni poligamias sin consensos expresos de las contrapartes.
Resolvamos las dos premisas y pensemos las formas de generar condiciones materiales de existencia cotidiana en la que las relaciones inter género se conviertan en igualitarias, para que claro, después de eso, todos propongamos el amor libre como forma de relacionamiento… O quizás nosotras lo propongamos y ustedes, ante el cambio de escenario, se arrepientan de haberlo hecho cuando todas las cosas los favorecían.
Si el patriarcado no se ataca hasta que caiga el capitalismo, no podemos esperar que el amor libre funcione en un territorio absolutamente cautivo y machista. Si queremos que funcione, entonces tenemos que romper con el primer axioma y plantear formas que desestructuren la dominación patriarcal.
Porque usted sabe, compañero masculino, tendremos cara de boludas pero boludas no somos y vinimos a decirte que aunque te consideres  de izquierda, si negás el dominio patriarcal estás parado en la derecha. Y si negás tu rol dentro del sistema de dominación patriarcal también. Y si negás la posibilidad de ir gestando cambios antes, también. Y si imponés pactos y acuerdos donde ella pierde y vos lo ves y no lo evitás, también. Y si al verlo, lo profundizás, también. Pseudo-zurdo.

15 nov. 2013

Hija de mi madre...



- Mami, viste mi tatuaje nuevo? [Tatuaje de 35 cm. x 25 cm. con 9 colores]
- Si, es muy lindo... Bastante grande. Debe doler mucho.

Tras haber padecido/soportado/educado una hija socialis-feminis-comunis-zurdita-prolegalizacion-proaborto ahora también me festeja los tatuajes. Si... Ella es LA madre del siglo.

Remitir las Solicitudes de adopción (nacionales y/o transnacionales) a La Pampa.

26 sept. 2013

Sobre por qué la toma femenina de las armas ha devenido ineludible

A tres años de surgir la fórmula "Habrá que armarse de valor, armarse de paciencia o armarse con escopetas" (Y siempre recordando que las dos primeras están en franca extinción) creo necesario repasar algunas situaciones para no olvidarnos de la premisa fundamental.

Situación 1: Quiero que me dejes porque quiero dejarte o estrategias de mal trato en ruptura

Ella: ¿Y de qué querías hablar?
Él: ¿yo? ¿Ahora querés que hablemos?
Ella: Si, ¿cuándo sino? Me estoy muriendo de frío, no entiendo por qué me citaste en la plaza, ¿no íbamos al cine hoy? ¿Pasa algo?
Él: Bueno. Dale. ¿Vamos al cine?
Ella: No, ahora hablemos… ¿qué pasa? ¿Estás bien?

(El pelotudo la quiere dejar y no se anima y es tan salame que la citó en una plaza con 7 grados de temperatura y no pueden hablar porque no se puede parar de tiritar de frío).

Él: me quiero juntar con vos porque quiero hablar
Ella: ¿Eh? ¿Hablar? Jaja. ¿Me decís en chiste?
Él: no… quiero hablarte de nosotros.
Ella: no entiendo nada, si estamos lo más bien, hace mucho no estábamos tan bien.
Él: no es así, yo ya no siento lo mismo

("Ya no siento lo mismo”, un garclásico).

Ella (llorando y sorprendida): ¿Qué? No entiendo nada. Estuvimos anoche juntos, lo más bien, ¿por qué no me dijiste eso antes de “quedarte a dormir en casa”?
Él: Bueno, lo que pasa es que… yo no… recién… ya…

(Esta parte se pone buena: cómo hace el tipo para explicarle la teoría de “la última encamada” sin decirle que justamente era eso: la última vez que se encamaba con ella).

Ella: no entiendo. ¿Me estás dejando?
Él: ehhh… Es que no sé cómo decirte. Pasa que… cómo te digo… es muy complicado. Siento otra cosa. Últimamente… es feo decirte.

(Claro, porque lo único feo de esta situación es decirle, seguro que el lugar, el frío ojetudo, la forma, el estilo, el escenario, las palabras y tu increíble incapacidad para transmitir una sola idea de corrido son hermosos elementos de una interacción con tu novia, devenida ex recientemente).

Ella: no entiendo. No me decís nada
Él: es que vos, no sé… estás, o sea… siento… quizás otras personas. Distancia, tomarnos. Pero…

(Un raro caso de dislexia argumentativa la de este chico)

Él: yo no quiero perderte pero tampoco quiero estar con vos.
Ella: mejor cortemos todo acá.
Él: ¡sí, mejor!

(Listo, él la dejó dejándolo ella.)

Situación 2: Incluso decir tu nombre puede volverse un acto "machistamente constituido"


Mag- Hola, Soy Magui.
Él -  Nai?
Mag - No, Magui, con M.
Él - Magui? Como la de los Simpson, no te dormirás con chupete todavía no? (se ríe).
Mag - Bue... editemos ese comentario. Un gusto.
Él: igualmente. Yo soy Pedro, con P de paciencia, me banco a todas las locas en sus "días".
Mag - Mirá vos, yo sospeché que eras Pedro con P de patriarcal y pelotudo. 
Él - Jajaja ves? te soporto a vos que andás con terrible locura.
Mag - Ves que rápido? sospecha confirmada.

Situación 3: Sobre los beneficios de la inseminación artificial para ahorrarte el problema del "padre de tus hijxs"

Señor 1: Y si, el domingo hay que sacar a la jermu a comer.
Señor 2: si, y después de compras o al cine.
Señor 1: si si, sino la bruja se queja. Rompe las pelotas después.
Señor 2: cuando los pibes eran más chicos los mandaba a ellos a comprar un regalo y con un almuerzo la arreglaba. Pero ahora que los chicos no viven más con nosotros no tiene nada para hacer. Está muy al pedo la gorda.

5 ago. 2013

Sobre sujetos (a)críticos y vanguardias oscurantistas

A vos te hablo, a vos que perdiste la conexión entre prédica y práctica.
A vos que criticás en tus artículos todas las violaciones a los derechos y repudiás toda clase de violencia política y social, para reproducir en tu vida cotidiana todo aquello que decís aborrecer.
A vos te digo, que disociás tu cotidianeidad de tu objeto de estudio.
A vos te digo pseudo progresista ilustradx.
A vos que tenés 34 mil trabajitos sobre la tiranía y la dictadura y que terminás aparateando asambleas y haciendo fraude en las elecciones.
Sí, a vos te digo que decís ser "zurditx" en los espacios políticamente correctos, no siéndolo jamás en tus prácticas cotidianas porque se te pone muy complicado.
A vos te hablo, que te llenás la boca comprendiendo los nuevos procesos democráticos en América Latina pero seguís creyendo que "los negros votan mal" y menos mal que esta vez votaron mal pero a favor tuyo.
A vos te invito, sí.. sí, a vos.
Charlemos sobre esto de no citar a alguien intencionalmente porque lo considerás inferior.
Charlemos sobre los egos enormes que obnubilan el juicio racional.
Charlemos sobre gente escribiendo lo mismo que otra gente, pero así: lo mismo, pero sin mencionar que ya otra/o escribió lo mismo.
Charlemos sobre el ninguneo y sobre el error metodológico de obviar una producción grupal densa y concisa sólo por un pequeño problema de enorme autoestima.
Si che, charlemos sobre la academia de las ciencias sociales, sus académicas y sus académicos. Charlemos sobre cómo del sector “más progre” de la universidad salió la gente “más conserva”, o peor aún, más hipócrita. Charlemos, dale, charlemos, que claramente nos  hace falta.

19 jul. 2013

El mito del soltero codiciado**

             Parece que una vez cada cierta cantidad de meses, mis amigas me colaboran con jugosas historias de desamor que inspiran la escritura de una nueva entrada en este deteriorado y fuera de moda blog. Como claramente nos relacionamos afectiva-amorosamente de manera patológica (inducido culturalmente, socialmente impuesto y todo lo que quieran decir para no sentirse tan patológicos) las historias jugosas que me cuentan tienden a ser de ese estilo.
               Me apersono en este blog con toda esta perorata para que terminemos con la mentira del tipo que “teme” que una mujer lo “atrape” y le quite la libertad. O del casado que recomienda a todos sus pares solteros “no te cases, las minas son todas iguales: se hacen las buenitas para atraparte y después te atan, te hacen unos pibes y te cagaste la vida”.
               Estoy acá para que terminemos con el mito del soltero codiciado, con el idiota que corretea detrás de decenas de mujeres, con el grito de “libertad” y “no compromiso” que esconde una perversa incapacidad de tener responsabilidades humanas (y dije humanas, no románticas) con alguien.
               Esa idea de que, estando con alguien, pierden esa “innumerable cantidad” de posibilidades de tener sexo alocado con cientos de mujeres que CLARAMENTE, una vez que están solteros parece que se escondieran debajo de la tierra.
                 Esa idea de que si desarrollan sentimientos por alguna mujer seguramente habrá algo ahí afuera que se pierden, que es genial, porque “el sol siempre brilló más en otra parte” y esa parte es la soltería.
Esa idea de que hay que dudar y “alejarse a tiempo” porque sino “pierden horas” de ese cuerpo ardiente deseado por un cúmulo de mujeres imaginarias.
                 Esa idea de que la mujer es se les “enamoran” porque ellas deliran y en seguida “quieren ponerse de novio” y “tener hijos” como si ustedes no colaboraran activamente a la “creación de ese delirio” y no fuera responsabilidad compartida, sostenida en un chamuyo masculino de “levante”.
              Esa actitud de sorpresa cuando la mina se siente mal porque le salís con el discurso del soltero codiciado, libre y sexualmente activo cuando hasta hace 2 días antes le jugaste la del novio fiel, presente y cariñoso.
Reaccioná, salame, sos grande y parecés un animal depredador de bar en bar con el mismo discurso patético de pibe perdedor cada vez menos pibe y cada vez más perdedor.
Se te caen las sotas del bolsillo cuando, tras armar un show de seducción y de amor, lo desarmás con el discurso del soltero codiciado que no quiere tener cercanía afectiva con nadie y que está "cansando" de que las "minitas" se le enamoren. Ellas que te parecen patéticas y fabuladoras porque, oh! qué ridiculez!, se sienten novias tuyas cuando hace meses la jugás de novio y oh! qué desubicadas! confiaron en lo que insinuabas (cuando te movías en ese gris de "hacerle sentir que es tu novia para que ella te haga sentir deseado" y después puedas decirle lo mucho que otras te desean).
          Agradecé, desabrido que cada vez que llegás a tu casa tenés a una mina que te mira con cariño y una noche, de vez en cuando, con el hígado de hierro que la caracteriza capaz hasta te permite que la toques. Y ni que hablar de esa otra pendeja, que a veces soñás “comerte” y que, como este sistema patriarcal le carcome la cabeza a para que se subordine a vos, capaz hasta te da bola y capaz hasta se te enamora.

No me jodan más, no existe tal cosa como el soltero codiciado, no existe tal cosa como una manada de mujeres esperándolos y no es más que una bajeza usar ese discurso, esa postura y esa actitud para tapar la incapacidad personal, socialmente incentivada, de hacerse cargo de las situaciones afectivas en las que se envuelven y de las situaciones que prometen en el momento de calentura y se les olvidan una vez que se calentaron con otra cosa.

**Complementar lecturas haciendo click acá, o acá  o acá.o acá

5 jul. 2013

Mi padre estaría orgulloso de mi escatológico humor en momentos de crisis antiAfip

(Tres horas después de dar vuelta por la Agencia 46 de AFIP. Cuatro mostradores después. Seis filas después. Una mañana después, aparece él)

-Ah, vos venís a reclamar que te devuelvan lo del 20%.
-Si. Como le dije a los 128 compañeros que me atendieron antes.
-Ah. Ehhh. ¿Pero vos sos estudiante?
-No, becaria doctoral de Conicet.
-Ah, entonces tenés que declarar "actividad no declarada".
-No, si te la estoy declarando. No estoy en el narco tráfico ni en la trata de personas.
-Si, entiendo, pero no podés registrarte como estudiante porque generás un ingreso.
-Si, un ingreso declarado... de hecho estoy más cerca de ser tratada que tratante.
-Ah, bueno, pero tenés que compartir la categoría con el tratante, lamento decirte.
-Dale, pero si me anoto como "persona que hace actividades sin declarar aunque de hecho las declara al mismo Estado que la contrata" me prometés que entonces me devuelven el dinero que me sacaron?
-No, claro que no. No conozco a nadie que se lo hayan devuelto en tu condición.
-¿En la condición de persona tratada por el Estado y sus contrataciones irregulares?
-No, en condición de becarios del Conicet.
-Ah, en condición de "discapacidad laboral". Y cómo es que no le devuelven a nadie?
-Es que no hay forma con ese dinero. Se sabe cómo sacarlo pero no cómo ponerlo.
-De qué me hablás? eso es física pura, si salió tiene que entrar. No jodamos.
-Bueno, en este caso no.
-Mirá levantá el tubo y llamá a un ginecólogo chino, que con 1.500 millones de habitantes te puede dar cátedra de esto que te estoy diciendo.
-Ja! Esto ha ido demasiado lejos.
-No te digo que te vayas a China, con que llames alcanza.

18 jun. 2013

Enviar "El granero del mundo, las mejores mujeres y el mejor fútbol" a la papelera de reciclaje


"Spanish?" Dijo el ruso de Rusia en Moscú.
"Si, hablo español pero no soy de España", le respondí en la ciudad más hostil del mundo.
"De dónde eres?"
"De Latinoamérica", agregué
"Ah! de México. Qué hermoso", aseguró con una matrioshka en su mano.
"No! más abajo, al sur, bien al sur".
"Claro, México", dijo, mirándome con cara de 'ridícula yo conozco bien el mapa mundi"
"No, no es México. De dónde es Maradona soy yo".
El ruso no supo quién era.
"Maradona... Messí", anexé otro dato para el reconocimiento.
"Ohhhh! Messi! Eres de Barcelona. Qué hermoso", sentenció.

Me fui, no le compré la muñeca rusa. Demasiado cara ella, demasiado indigna yo con mi país incógnito

19 mar. 2013

CyberMilitancia o Virtual Limitancia


     Solitilla, una amiga con problemas de adicción a la posmografía (o pornografía de la posmodernidad) me solicitó vehementemente que plasmara en un escrito mi opinión sobre la “cybermilitancia” para poder dejar un “legado” mala onda a la posteridad (¿?).
     Primero es preciso jugar al juego de las diferencias. No es lo mismo la difusión vía redes sociales/internet, la convocatoria vía redes sociales/internet, la conexión con otros cyber grupos que existan en otros lugares del mundo y el dejar una muestra virtual de una actividad real, que creer que porque acumulamos 34 favoritos de twitter, 70 me gusta y 112 compartir de facebook, 120 visitas al blog y varios reenvíos entonces estamos comenzando una revolución sin retorno, donde se abolirán todas las dominaciones existentes.
     Semejante aseveración echaría por tierra alrededor de 6 millones de libros y ensayos escritos sobre impacto político, cambio social, militancia partidaria, movimientos sociales, utilización de las TIC’s, etc; además de ignorar a varios autores y sus acotaciones respecto a lo que el sesgo de “habitus” genera (razón por la cual al juntarnos “40 zurditxs” sentimos que como ‘todo nuestro entorno’ que seguro es tan zurdito como nosotrxs apoya nuestras acciones y opiniones virtuales, la revolución socialista se aproxima y todo dominante de esta tierra se encuentra atemorizado porque justo el mismo grupúsculo de gente dio su aceptación a un cyber-anuncio).
     La cybermilitancia, ese híbrido insípido que ha embriagado de sentimientos de felicidad inexistentes a mucha gente, preferentemente la joven y/o la posmoderna, ha hecho creer que podíamos cambiar las estructuras desde la comodidad burguesa de nuestros hogares, con el sólo hecho de hacer dos clicks y aprender a usar el photoshop para poner la foto de Marx o Nietzsche al lado de una frase grossísima (que técnicamente no sabemos si quiera si la dijeron).
     Creo que de todas estas, la más jodida es la cyber militancia vía facebook.
Incluso la gente que postea cosas del tipo "sal de tu pc y ve a la marcha, el mundo no está aquí" mientras siente que cambia el mundo, lo está cuidando de que no cambie.
     Me han agotado lxs que no paran de postear cosas relacionados a la revolución que está ya a la vuelta de la esquina (no comprendo aún las coordenadas cibernéticas pero creo que la esquina en la vida virtual debe quedar más lejos que en la real). Cuando unx lee esos muros y ve esas fotos, parece que en cada bocacalle hay una Sierra Maestra esperando a explotar y repartir listones rojos para todas y todos. Me han agotado los 3 millones y medio de carteles y fotos y frases y citas que convocan a marchas/reuniones/encuentros a los que el 80% de la gente que sostuvo acudir, no irá, y se quedará posteando sobre otra marcha que vendrá después a la que tampoco irá por quedarse posteando sobre otra charla/actividad/movilización que vendrá después a la que no... bue, se entendió el punto
     En el terreno fangoso de la cybermilitancia el "homo todólogo", caracterizado por saber de todo y desarrollar sus interesantísimas deducciones, termina sosteniendo afirmaciones del tipo "todos los líderes latinoamericanos de izquierda tuvieron cáncer" (mostrando fotos de líderes que jamás lo padecieron o mostrando fotos de líderes que jamás fueron de izquierda) o "la verdad nos hará libres" (mostrando una cara de Rosa Luxemburgo junto a una frase que claramente jamás fue de ella).
El capitalismo manda un caluroso y fraterno abrazo a todxs lxs que creen que con la cybermilitancia se derribará el sistema, al tiempo que les desea una larga y cyber activa vida.