4 dic. 2011

Crónicas desde Asunción- 3° parte (un año después).

Única y última crónica desde Asunción 2011.

Para lxs que quieren leer las anteriores crónicas


Primera Parte
Segunda Parte


Cosas aprendidas que una no se olvidará jamás.

1° La bellocracia dañará la integridad de tu tesis de doctorado. La idiotez también

Que quede claro: demorar el trabajo de archivo una semana porque “la señora que tiene la llave” no viene a trabajar es una cosa, pero demorarlo porque “la señora que tiene la llave no viene a trabajar porque se hizo una cirugía estética de nariz” es otra radicalmente distinta. La primera está respaldada en la ley, la segunda debería ser penada con muerte dolorosa y lenta.


Demorar el trabajo de archivo una semana porque “la señora que tiene la llave no viene a trabajar porque se hizo una cirugía estética de nariz” es una cosa, pero demorarlo y enterarte que los archivos que buscabas ya no están más en el salón de la señora que tiene llave y nariz nueva, sino abajo en donde hace una semana estabas vos esperando que ella te atienda, es otra muy diferente. La primera (ya dijimos) debería ser penada con muerte dolorosa y lenta. La segunda, amerita molotov, gases somníferos e inmolarse para volar el parlamento por los aires.



2. La policía dañará la integridad de tu cuerpo. De tu tesis también.

Por si quedan dudas: que te tire al piso y te arrastre un “casco azul” (policía anti-motines paraguaya), rompiéndote tu pantalón hippie buena onda y llenándote el culo de moretones es una cosa, pero que te tire al piso, te arrastre un “casco azul”, rompiéndote la pantaleta contra el asfalto y deje de agredirte porque alguien le dijo “dejala que es argentina” es otra cosa y sustancialmente distinta a la anterior. La primera debería ser castigada con empalamiento en plaza pública. La segunda, con desmembramiento por lacayo colonizado culturalmente.


3° Los amigos de sexo masculino dañarán la integridad de tu cuerpo, la de tu tesis y todas las que puedan un sábado a la noche si están 'ocupados'.

Que una se quede varada en el otro lado de la ciudad, de noche, sin guaraníes (sólo con pesos argentinos) y que llame a 3 amigos para que vayan a rescatarla y ninguno responda el celular es una cosa, pero que una se quede varada con pesos, sin guaraníes, al otro lado de la ciudad, de noche, que llame a sus amigos y que nadie responda el cel y después le digan a una “che, pesada, anoche estaba ocupado y no parabas de llamar” es otra y muy diferenciada. La primera puede llegar a ser cubierta con un manto de comprensivismo y no será juzgada por esta ley, la segunda se tratará con un golpe certero en la nuca, preferentemente con un palo y procurando dejarlos inconscientes por una semana.


Gratificación plena, eterna y absoluta a Mária "Japuká Mba'e" R.V y familia, Paola "Chola, Chela, Chula" Ferraro y Camilo "burgués monogámico" Caballero, por la cantidad de paciencia y horas dedicadas a mi persona. A Fátima por las conversaciones que desmenuzan problemáticas de género. A Ed por la copa ana de la heladería Paris en tiempo y forma de mi antojo. A David por habilitarme las telecomunicaciones. Al 'equipo de la resistencia' (pelado sin polera y discípulxs) por las marchas y contramarchas y por soportar estoicos los embates de mis descuajeringantes críticas. Que la fuerza y el aire acondicionado nos acompañe a todxs. Podemos irnos en paz, demos gracias al dios de los ateos. Harén.