24 may. 2011

Militante del etiquetado = (es igual a) Limitado etiquetante

Si hago un comentario, acompañado de una crítica política, y las diferentes personas que los reciben, cada una por su parte, me acusan de:

1º gorila
2º kirchnerista
3º zurda
4º la lilita carrió joven
5º fanática de 678 y de la cámpora
6º conserva y anti popular
7º funcional a la derecha
8º funcional a la izquierda panfletaria
9º nacionalista de mierda y
10º apátrida


Quiero decirles que acá hay un problema y no lo estoy teniendo yo.


Claramente o
(a) se quedaron sin etiquetas válidas y aplican cualquiera al azar con un mecanismo aleatorio; o
(b) su sistema de etiquetamiento automático hace agua, falla y necesita seriamente ser revisado; o
(c) la dicotomía con la que dividen la realidad social sigue dejando afuera a mucha gente, entre lxs que me incluyo; o
(d) se ciegan abruptamente ante una crítica; o
(e) son cyborgs-oligofrénicos (demostrando evidentes problemas de programación, software y hardware), a los que les han implantado un chip de reiteración retórica frente a algunas palabras que actúan como detonantes; o
(f) todas las anteriores; o
(g) todas las anteriores y algunas más que olvidé mencionar

16 may. 2011

C.A.B.A: la única ciudad en la que Mauricio puede considerar ser "re elegido" (tipo na'a gordo)

Tras ver cómo, finalmente, “está buenísima Buenos Aires” —cómo nadie puede transitarla, cómo los semáforos se acortaron y los viejos quedan varados en la mitad de la avenida Santa Fe esquivando taxis y colectivos porque jamás llegan a la vereda de enfrente a tiempo, como no hay más pobres visibles (han sido selectivamente desplazados y escondidos en lugares estratégicos de la ciudad), cómo las veredas y las ‘subiditas’ son unfriendly para discapacitados y personas con muletas/bastón— con la compañera (colegamiga, partener de aventuras y desventuras) Mera Correa, descubrimos que el camarada Mauricio (un capitalista pero de los buenos) ya consiguió nuevo slogan para su campaña de re elección:


Va a estar bueno Buenos Aires para los activos argentinos


Dicha frase se acompaña de un plan de acción que consiste en beneficiar a todos los jubilados, pensionados, subvencionados o receptores de algún plan asistencialista, nacidos en este hermoso y plural país, con un maravilloso traslado hacia alguna provincia lejana (el plan inicial era la de Buenos Aires, pero no tiene mucho feeling con el gobernador de turno), donde se los alojará en cajas amplias (no es error de tipeo, dije cajas) preferentemente las de heladera con freezer, dejándolos volver a dar un paseo por la Capital, en combi, una vez a la semana, específicamente los domingos a las 8 de la mañana, donde no afecten la circulación de ningún activo (que básicamente son los que sirven en términos financieros-económicos) y sin bajarse del automóvil, para asegurar que no decidan quedarse.
Por una ciudad donde el vecino no tenga por qué cruzarse con gente que no colabora con el sistema capitalista. En el fondo: ¿no sería el paraíso deseado por todos los vecinos de la Ciudad?”- (Creemos) sostuvo el compañero revolucionario y progresista Larreta (no se entiende mucho cuando habla, aunque a juzgar por sus movimientos de boca sospechamos que dijo eso).
Tras cuestionarle a Maurice Macrí (pronunciado en francés) qué haría con los extranjeros (a los que sólo tienen en cuenta cuando hay que matar a alguien), no quiso dar declaraciones. En realidad las dio, pero nos resultan intranscribibles.

¡Mauri 2011, por mucho más fascismo palermitano en toda la ciudad y por la puertomaderización de Buenos Aires! ¿Acaso no es esto lo que el votante medio de la Ciudad de Buenos Aires se merece?

10 may. 2011

Tres del transporte público

1. El célebre dicho de uso frecuente en la vida cotidiana “nunca falta alguien que sobra” es abruptamente modificado en los colectivos de larga distancia, en viajes de más de 9 horas durante la noche, por “nunca falta alguien que ronca”.

2. Existe una raza de taxistas caracterizada por ser inmundamente garcas, que cuando te subís y le decís la dirección a la que deberías haber llegado hace 25 minutos, elige exactamente la misma ruta que el colectivo (que no te tomaste para no demorar más tiempo) agarra. De esa manera, queda tan trabado en el tránsito como el bus que esquivaste, llegás tan tarde como no querías, recorrés todo a la misma velocidad que evitabas, pero pagás 35 veces más. Una ganga.

3. Hay ciertos horarios donde los colectivos urbanos se vuelven una lucha desopilante entre viejxs minusválidxs, embarazadas y mujeres con niñxs que son capaces de matar por conseguir un asiento. La escena es un show de defectos o incapacidades: el que muestra la mayor dificultad para ir parado gana. Lxs no embarazadxs, ni rengxs, ni viejxs, ni madres, acabamos por mirar todo con desconcierto rogando llegar a destino en breve y con la constante amenaza de que rueden niñxs, bastones y personas por el piso tras una trifulca.