17 dic. 2010

Una de hace varios veranos… O sobre por qué la locura es heredada familiarmente

Sí, soy pampeana. Y sí, tengo muchas ganas de estar en La Pampa de vacaciones y no en esta ciudad que, en diciembre (y digo sólo diciembre porque ando generosa) huele a cloacas tapadas, a residuos estancados en alcantarillas, a asfalto agujereado y a combustión de colectivos. Se llena de adornos navideños para festejar una navidad en la que no creo, en la que nace un cristo en el que no creo y todo se vuelve 3 veces más caro, como sostuve en aquel post anterior.
ME VOY A LA PAMPA! (no me extrañen, manga de lectorxs derrapistas profesionales), y para ponerlos en forma voy a contar una anécdota de esa provincia, que incluye a quien suscribe, a la madre de quien suscribe, al hermano de quien suscribe y a una característica que nos une a todos: el humor ácido y el absurdo.


TV: de esta forma se podrá convertir en abono los restos que antes desperdiciaba

Magui: Pero mamá, ¿la caca no es siempre abono? ¿La caca de Simón en tu patio no es abono?

Madre: no sé nenus, creo que sólo la caca de los herbívoros. No sé mucho de botánica, pero no, la de Simón no… y menos si come ese alimento barato que le comprás, pobre.

Facundo-Hermano mayor: bue… “remendita y remendón” reposteras, cocineras y jardineras… El día de hoy ‘plantar un árbol con abono’. ¡Un programa para toda una familia de gente con problemas! (Tararea una canción exasperante).

Magui (pensativa): pará, si soy vegetariana hace años, mi caca sí es abono.

Madre (amasa tallarines caseros): no sé, pero qué asco.

Magui:
pido permiso al resto de la familia para cagar en el patio, en caso de necesitar el mismo abono, o yo ir al baño y que esté ocupado.

Facundo-Hermano mayor: Ah bue… esta chica se está drogando demasiado y con algo muy ‘high level’ (mueve su mano en clara representación de ‘alto nivel’)

Madre (mirando a hermano mayor, resignada): No es eso. Es que no está tomando la droga que sí debería tomar: la que le recetó el médico

Magui: Bueno está bien, sigue el patio sin disfrutar de mis beneficios y yo sigo desperdiciando beneficios en el inodoro… Todo siempre tan tradicional en esta casa!

Acaso todxs ustedes ¿no extrañarían un veranito con gente así?
último post del año! Hasta la próxima!!

14 dic. 2010

Crónicas de Asunción, segunda (y última) entrega

En Paraguay he aprendido:

  1. Que usar transporte público puede ser más letal que andar en moto, haciendo ‘la vertical’, desnudo, con una rueda pinchada y pirueteando picadas por la Avenida 9 de julio.
  2. Que el precio de la dignidad del señor colectivero equivale a algo menor que 10 pesos argentinos (10 mil guaraníes) que son deslizados al controlador de la empresa por pasar desapercibido que el compañero conductor está demorado 30 minutos y que las posibilidades de viajar a la velocidad de la luz depende de las ganas del chofer de no pagar la coima y llegar a tiempo.
  3. Que el 8 de diciembre (día de la virgen de Caacupé) es antecedido por otro medio feriado (el del 7 de diciembre). El anuncio que explica esta medida relata lo siguiente: “A partir del martes 7 a las 11 horas se suspenden las actividades laborales, por decreto, para garantizar el descanso previo a las festividades del día de mañana”. O sea, es algo como “compañerxs, descansen, así mañana descansan descansados” y ya sé… me van a decir que la gente camina a Caacupé y por eso se da el día antes. Yo, que soy una mujer muy solidaria, creo que, ya que estamos habría que garantizar día no laboral el antes, el durante y el después del 8… para que descansen del descanso, para el cual habían descansado el día anterior.

Y ahora me voy a La Pampa, les pido tengan a bien no esperar anécdotas divertidas ahí, tan sólo me dedicaré a comer, dormir y seguir comiendo y espero sepan entender que, después de los quince días en Paraguay con 45° de calor a la sombra y con el aire acondicionado prendido, no quiero hacer nada más que eso.




PD: Lo mejor de Paraguay son lxs paraguayxs que hacen que el calor inhumano ese, sea grato, pasajero y llevadero, al costado de una jarra y un tereré y de una siempre buena charla.

2 dic. 2010

Crónicas desde Paraguay, primera entrega

A mi regreso, me pondré al día con todas las cosas que han escrito y dejaré esos excelentes comentarios que suelo hacerles (?????) mientras tanto, empieza el relato y va en tercera persona... como el Diego.

Magui camina en Asunción por la calle Azara, buscando la calle Azara, sin saber que se encuentra en la calle Azara.

Ella se pregunta a ella misma “¿Dónde mierda estoy?” y ella misma se responde “ni la más puta idea… averiguá”. (Ni cuando se habla internamente es educada)

1° señora:

M- Hola ¿No sabe dónde queda la calle Azara?

Señora 1 (sentada, vendiendo lotería, sobre la calle Azara): ahh no, ni idea… hacia Lambaré es.

M- Gracias

Sigue caminando…

2° señora:

M- Hola ¿me dice dónde queda la calle Azara?

Señora 2 (esperando un colectivo, sobra la mismísima calle Azara): Ah… si, la próxima es… ah no, la otra. Dos cuadras más son.

M- Gracias

Magui se aleja de la calle Azara, hacia la no calle Azara, buscando aún la calle Azara.

Claramente tener un presidente obispo les ha dado el don divino de llegar a destino sin tener la más pálida idea de dónde están paradas… Si eso no es un milagro, díganme qué cosa sí lo es.


AMEN DESDE ASUNCIÓN