15 nov. 2010

Segundo -y espero último- Post de Ira Feminista

(Para leer el primer post de ira feminista, hacer click aquí, sí aquí te dije)

Cada día, todos los días, incluso fines de semana y feriados, vacaciones, días libres y los que me tomo con licencia por enfermedad, ME FUMO ESTOICAMENTE:

  1. la publicidad de Boston Medical Group que muestra la cara de una mujer muy disgustada y casi con rictus de enojo junto con la leyenda “vení a Boston Medical Group para que tu mujer festeje el día de la madre como se merece” o algo así. Me fumo que claramente quieran dar a entender que si “los maridos no les dan ‘mucha y buena murra’, las mujeres tienen cara de infelices y sus vidas no tienen sentido”.
  2. que la ciudad se llene de leyendas que dicen “Ahora más que nunca, fuerza Cristina”, entendiendo el precepto machista que subyace detrás de eso. Me fumo que claramente quieran dar a entender que como ella es mujer y se quedó sin el hombre (fuente natural de toda solvencia moral, política y económica y de toda coherencia) son momentos en los que debe dar lo mejor de ella (para ver si con el esfuerzo puede equiparar lo que el portador de sexo masculino si puede hacer sin tanto ‘espamento’).
  3. que muchos hombres hablen del aborto criminalizándolo, sin siquiera nombrar el hecho de que por lo general la paternidad es un asunto no discutido y poco responsable. Me fumo que claramente quieran dar a entender que ellos pueden elegir sobre el cuerpo de las mujeres y que ellos pueden elegir sobre cómo no hacerse cargo de lo que de esos cuerpos salga a los 9 meses, más allá de sí querer hacerse cargo de lo que de esos cuerpos no quieren que salga antes de tiempo (paradoja si las hay).
  4. que se considere que la mujer debe ser bella, debe depilarse (porque es higiénico, de esa clase de higiene que sólo es obligatoria para las mujeres) y debe maquillarse, porque es un mandato divino que debe estar siempre impecable incluso cuando va a sudar al gym. Me fumo que claramente quieran darme a entender que es algo natural, completamente lógico y normal que la mujer deba vivir para su estética, alabar la desnutrición anoréxica y las siliconas, así como la lipo-aspiración y otra clase de torturas quirúrgicas, para convertirse en ese estereotipo hermoso de mujer trofeo que pueden presentarle a sus amigos sin sentir vergüenza.

Me puedo fumar innumerable cantidad de forradas que profundizan la desigualdad de género, me puedo fumar a todxs lxs que se dicen progresistas y hacen cosas retrógradas, me puedo fumar que todo el bagaje ideológico de una sociedad esté sostenida sobre mandatos machistas… PERO lo que bajo ningún punto de vista me puedo fumar es que un idiota me llame “bebé” acompañado por un “con ese escote no te quejes si después te hacemos algo”. No me fumo que claramente quieran dar a entender que la poca virilidad abusadora y patética que tienen se asocia a mi remera…

Desde ya les digo, cuando hagamos la revolución, a usted también nos los cargamos.